Artículos

El Dogma del mal

En este artículo Jesús Ocampo nos habla del Mal, su origen, su posible justificación y el origen de este.

Por Jesús René Ocampo Hernández

Introducción

He querido escribir sobre algo que me ha venido dando vueltas en la cabeza durante toda mi vida, sin embargo, ahora, con más experiencia y más instrucción, me ha llamado aún más la atención. No soy filosofo ni historiador, pero soy un hombre de libre pensamiento, que respira y razona, que piensa y come, que bebe y ama. A lo largo de mi vida, he experimentado el sentimiento de haber sido víctima del mal, en muy diferentes formas, pero, es que ¿acaso existen diferentes formas de maldad? o ¿el mal se materializó para hacerme daño?

“Solo hay un bien; el conocimiento. Solo hay una mal; la ignorancia.” Sócrates.

Soy una persona creyente, creo firmemente en Dios, en el ser supremo, en el Gran Arquitecto, en un creador del universo, en su infinito amor, aunque incomprensible es su amor, no hay forma que me haga pensar lo contrario. Cuando hablamos de ciencia, y de Dios (no de religión, sino de nuestro creador), podríamos encontrar varias aristas. Sin embargo, la ciencia es el camino hacia el ser supremo, y esta está ahí y fue puesta por el Gran Arquitecto para entender su grandeza.

El Mal

El génesis, cuando nos cuenta metafóricamente la forma en que Dios creo el universo y nuestro planeta, nunca dice -y en el octavo día creo el mal- hago referencia al octavo día porque en ninguno de los otros siete días se habla de que la maldad haya sido creada.

Entonces me surge esta pregunta, ¿Qué es el mal?, creo que para dar respuesta a esta pregunta primero debo contestar el siguiente cuestionamiento, ¿Existe el mal? En Primer lugar y para poder contestar a esta interrogante y como lo mencioné anteriormente, he sido víctima del mal, pero ¿Por qué sé que fue el mal el que me atacó? Simple, fueron hechos que me hicieron sufrir, pasaron eventos que cambiaron mi vida y me lastimaron, pero en el mundo hay cosas mucho peores; hambre que afecta a todo género, guerras donde se matan a inocentes, padres que golpean y torturan a sus hijos, etc., ¿es acaso esto la maldad a la que quiero llegar a entender?

“El mal no tiene naturaleza propia; pero a la ausencia del bien le hemos dado el nombre de mal.” San Agustín.

El mal radica en el daño que te puede ocasionar otra persona, esto es sin duda lo que nosotros consideramos maldad. En la naturaleza, los animales atacan a otros animales, por instinto de supervivencia, para así poder alimentarse, defienden sus territorios por el mismo motivo, pero el ser humano viola los principios morales establecidos por la sociedad voluntariamente, con plena conciencia.

Reglas para convivir

Los mandamientos dados por Dios a Moisés, dan una guía de moralidad y respeto entre el hombre y ante Dios mismo; los hombres, sin duda alguna necesitamos de leyes para poder coexistir, si lo hiciéramos bajo el ampara de dos sencillas reglas, viviríamos en un mundo mejor, estas reglas son las siguientes:

  • Es obligación de todo ser humano, ayudar a sus semejantes.
  • No hagas a otros, lo que no quieres que te hagan a ti.

Debemos tener la obligación en todo momento de prestar ayuda a cualquier persona, sea cual sea su condición social, inclusive aunque este no la pida, hay que recordar que ayudar a otras personas no es más que educación en su forma más básica, de nada nos sirve tener grados académicos o una cultura muy amplia y jactarnos de esta, si no somos capaces de ayudar a un semejante, no debe pasar un solo día sin que ayudemos a otra persona, debe ser y quiero ser enfático en esto, nuestra obligación.

El respeto es muy importante, por eso, cuando nos han hecho cosas que nos han molestado, debemos procurar no hacer lo mismo, ni buscar una venganza, porque esta es única y exclusivamente de él y es él quien nos vengará sin pedírselo, porque la vida es justa con los justos e implacable con las personas que dañan con conciencia a otro ser humano.

Lo que es el Mal

Para encontrar algún termino de maldad, vayamos a la naturaleza y a la creación del Gran Arquitecto sin considerar al ser humano, ¿Qué podríamos decir que es malo en la naturaleza? Todo lo que existe en la naturaleza tiene un porqué, la naturaleza no actúa por capricho, por ejemplo los volcanes, estos se forman en los límites de las placas tectónicas, ¿Qué pasaría si estos no existieran?

Bueno, los volcanes son canales de liberación de temperatura y presión conectados de una zona de alta temperatura (el interior de la tierra) a una de menor temperatura (nuestra atmósfera). Pero en caso de que no hubiera volcanes que aliviaran la presión que se genera en el interior de nuestro plantea, tendría consecuencias terribles, ya que la tierra moriría; se daría una glaciación eterna, morirían las plantas y con ellas todo ser viviente; la atmósfera se acabaría y ya no habría oxígeno el cual respirar, en pocas palabras la tierra pasaría de ser un planeta a un simple planetoide, un meteorito con forma de planeta y en órbita de una estrella, una simple roca.

Pero si pensamos en la destrucción que algunos volcanes han provocado, lo vamos a ver como algo malo, una situación que trajo destrucción y muerte y si analizamos los fenómenos naturales que existen y que han provocado grandes catástrofes entre la humanidad ¿los vamos a catalogar como objetos de maldad? Solo hay que pensar que en la actualidad muchos de estos fenómenos naturales son provocados por nosotros mismos, por la contaminación, deforestación y explotación de la que hemos hecho objeto a nuestro planeta y que por consecuencia de esta afectación que hemos realizado, nos vemos impactados.

El concepto de algo malo también puede variar entre las diferentes culturas de nuestro mundo, como en algunos países de medio oriente donde mutilan el clítoris de las niñas para que no sientan placer, ellos lo ven perfectamente bien, pero para las personas de occidente, esto es algo terriblemente malo, así que la maldad es relativa entonces, sin embargo, se convierte en un hecho atroz en el momento que afectas a otro ser humano.

Pero no debe pensarse únicamente en los seres humanos; cuando un consorcio explota áreas naturales para construir zonas residenciales, plazas comerciales etc., están afectando todo un ecosistema, lleno de seres vivos, los cuales son parte de la creación y debemos pensar, que este planeta también les pertenece, entonces, estos consorcios, están cometiendo un acto de maldad. Si San Agustín nos dice que a “…la ausencia del bien le hemos dado el nombre de mal…” habría entonces que definir que es el bien; es simple, y como lo explico en párrafos anteriores, el bien es NO HACER a otras personas, lo que no quieres que te hagan, pero esta fórmula es integral, ya que no solo se trata de NO HACER daño a otras personas sino a todos los seres vivos de los que nos encontramos rodeados, el equilibrio entre el hombre y la naturaleza es un principio que se ha perdido y que nos está llevando a enfrentar una situación que no tendrá remedio en un futuro no muy lejano.

El origen del mal

Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad. Ezequiel 28:15

Si el avatar de la maldad es el Diablo, quien ha sido conocido a través de la religión como el ser que desobedeció a Dios y que enseño al hombre a pecar, entonces podríamos decir que este ser es el origen de toda maldad, pero esto no deja de ser mitología, una herramienta de las religiones para poder culpar a alguien de las equivocaciones y desastres de la humanidad y de sus líderes. Así que podríamos decir que la humanidad es una herramienta del príncipe de las tinieblas para hacernos desobedecer al igual que el a Dios.

A pesar de este dogma, en el cual no niego la existencia del Diablo, no es el responsable de las acciones del hombre. Se estima que el universo nació hace unos 15 mil millones de años y la ciencia ha comprobado la evolución y el origen del hombre conocido como Homo sapiens (del latín, homo ‘hombre’ y sapiens ‘sabio’) el cuál es una especie del orden de los primates perteneciente a la familia de los homínidos, conocidos bajo la denominación genérica de «hombres», aunque ese término es ambiguo y se usa también para referirse a los individuos de sexo masculino y, en particular, a los varones adultos.

Los seres humanos poseen capacidades mentales que les permiten inventar, aprender y utilizar estructuras lingüísticas complejas, lógicas, matemáticas, escritura, música, ciencia, y tecnología. Los humanos son animales sociales, capaces de concebir, transmitir y aprender conceptos totalmente abstractos y su existencia data de hace 28,000 años.

Cuando la historia de la religión judía se inicia con Abraham hace aproximadamente 5,777 años, el Mal era tan subjetivo como el Bien, la Biblia nos habla de actos cometidos en nombre de Dios que resultan verdaderamente atroces, pero al ser en su nombre, adquieren de inmediato la connotación del Bien, lo cual me resulta confuso y sumamente contradictorio.

En conclusión, el Mal es:

Por todo esto que he descrito concluyo lo siguiente:

El mal es subjetivo teniendo como base que lo subjetivo según la Real Academia Española es perteneciente o relativo al modo de pensar o de sentir del sujeto, y no al objeto en sí mismo.

El mal, es el hombre y es el hombre mismo el origen.

El mal en el mundo y la enfermedad de la naturaleza, son las acciones desequilibradas de nosotros mismo, quienes atentamos y odiamos a nuestros semejantes, que no tenemos respeto por la vida ni por su entorno.

El mal, es el hombre.


Rana OcampoJesús René Ocampo Hernández vive en Ciudad de México, México. Es Licenciado en Administración Militar y Maestro y Doctor en Administración. Se desempeña como Administrador en PEME. Puede ser ubicado en:
Twitter @Dr_ReneOcampo
LinkedIn 
Oil & gas

 

© Jesús René Ocampo Hernández

La imagen que encabeza este artículo es de Peter Forster en Unsplash
Peter Forster

Advertisements

6 Comentarios

  1. Creí que era una revista Laica – de Filosofía, que promovía el librepensamiento crítico. Ahora deben abrirle paso al resto de las religiones, ¿no?, quizá a nadie le importe pero quito mi suscripción…

    Me gusta

  2. Quiero agregar al sr. Ocampo, que el mal es un concepto creado por el hombre. Tambien el concepto de dios
    y demonio, son atribuibles al ser humano., en el curso del tiempo y en el desarrollo de las creencias…
    En la naturaleza, no existe el mal ni tampoco el bien…un terremoto no significa un mal natural, significa un
    evento natural, expontaneo, aunque trae consecuencias para el hombre, quien la define como un mal…
    En lineas generales, me gusta el planteamiento del sr. Ocampo, Que siga “bien”…

    Liked by 1 person

  3. Jesús René Ocampo Hernández le parece que el mal es una objetivación homínida descargada de un libro como el de la Biblia? Marx demostró, junto a Lepoldo López Aranda de Obregón Puzola Pereyra, que la maldad es desear el bien ajeno entonces el mal es tener cosas materiales. Existe el mal? claro que sí, existe ezequiel?, no cabe duda, autores como Fonseca Cuellocorto lo dibujaron con perfección en sus manifiestos de Etica, Edición 1998, CDMX, traducción por Estela Varela. No comparto un ápice de la propuesta de Jesús René Ocampo Hernández, pero lo respeto.
    Gracias!

    Me gusta

  4. Parece un punto de vista académico, conservador, la opinión de que Defilosofia publica asuntos “polémicos” o ajenos a la filosofía. Cabe preguntarse bajo que parámetros se considera que un tema es tratado filosóficamente. El hecho de que alguien como el señor Ocampo y otros de esta revista (como yo, con mi artículo “Nueva lectura del Organicismo”) hayan tocado cuestiones religiosas, que se mezclan con ciencia, ética, intimidad existencial o política, no quiere decir que los artículos sean ajenos al “pensamiento crítico” filosófico. El librepensamiento es libre y universal, todo ser humano que exprese una opinión coherente, basada en sus experiencias y sistema de valores, es filósofo; desde el que opina en la plaza, el café o el bar, pasando por canciones de los Beatles, Bob Dylan, o Victor Jara, los discursos de Mandela o Trump, hasta filósofos consumados como Platón y Chomsky. Algunos generan polémica, rechazo o quizá no gusten la forma de expresar (ya sean por las palabras, la actitud en el discurso o el estilo literario), pero todos expresan una filosofía. No existe, en el librepensamiento, una “seudofilosofía”.

    Me gusta

  5. Me pareció interesante el planteamiento pero muy poco riguroso el análisis. Evaluar un concepto filosófico bastante complejo y vago al mismo tiempo y limitar el análisis a unos versículos de la Biblia. No hay ningún intento de revisar respuestas filosóficas previas y tratar de rebatirlas. En un blog personal me parecería bien e interesante, pero como análisis filosófico le falta harto, incluso para un sitio divulgativo y no estrictamente académico.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s