Artículos Inicio

El pensamiento filosófico detrás de Pokémon

Rodrigo Cervantes explora las conexiones filosóficas que hay entre Pokémon y nuestras ideas de modernidad haciendo referencia a Kant y Descartes.

Por Rodrigo Cervantes

Introducción

En el tiempo cercano al que cumplí diez años los Pokémon habían acaparado la mayor parte de mi vida. Quería todo lo que fuera posible de los pokémon, tazos, figuritas de plástico, el juego de mesa. Me fascinaban los diseños y las ideas detrás de cada uno de los primeros 151 pokémon, poco después tuve un poster donde venían descritos el número, nombre y tipo de los pokémon de la primera generación y me la vivía repasando y memorizando cada detalle.

Sin embargo, nunca pude tener un Game Boy donde poder jugar el videojuego. Las insistencias y peticiones con sus múltiples variantes jamás dieron resultado, no podía tener un Game Boy. Fue más tarde cuando tenía unos catorce o quince años cuando a base de ahorrar pude comprar un Game Boy Advance y pude jugar la versión Fire Red. Me maravilló mucho el sumergirme en ese mundo y poder elegir a los pokémon que deseaba y acomodar mi equipo a mi gusto.

Pokémon y modernidad

Todo lo cual me lleva a preguntarme ¿qué elementos son los que hacen que este universo sea tan llamativo y nos guste tanto a muchas personas, aún más, que despierte tantas opiniones contrapuestas en torno suyo (un ejemplo clásico es el ataque que recibió hace algunos años por parte de un sector de la sociedad en México, respecto al carácter “diabólico” que presentaba y los diversos mitos que se crearon al respecto en torno a los pokémon)? Mi idea central es que Pokémon representa y contiene algunas de las raíces mismas que guían a la cultura occidental y nuestra propia forma de pensar y ver el mundo desde hace unos cuatro siglos.

Para poder verlo de ésta manera, tenemos que entender un poco las ideas centrales de la filosofía en la Modernidad. La forma de pensar que dio paso a lo que es el mundo contemporáneo en el cual vivimos. Esta forma de pensar dejó atrás la Edad Media y trajo una serie de cambios en la visión que el ser humano tenía de sí mismo y del mundo. En general, podemos describir tres características principales 1) el universo es visto y ordenado según la razón del ser humano, lo cual lleva a ver el mundo como aquello que es y debe ser conocido y utilizado en beneficio de la raza humana. Así surge la ciencia. 2) se hace una diferencia entre el mundo natural propio de las especies animales y el mundo propio de la humanidad, creado para nosotros mismos, este es el mundo de la historia y el de la cultura. 3) todos los individuos son libres de hacer uso de su razón y elegir la vida que quieran vivir, siempre y cuando respeten la libertad de otros individuos.

Estas son las características presentes en la historia de la humanidad, y particularmente en el universo de Pokémon. En la etapa de pensamiento que mencionamos, el ser humano busca poner límites al mundo, poder conocerlo y servirse de él, explicar las cosas de manera racional para no correr ningún peligro desconocido. Así en Pokémon, el mundo está fuera de nuestras casas, esperando a ser conocido y explorado por nosotros, con la ayuda de nuestro Pokédex para conocer de forma científica a los pokémon que habitan junto a nosotros y a los cuales podemos entrenar, criar y utilizar en beneficio de la humanidad. Por ejemplo, vemos a los pokémon tipo roca y lucha trazando caminos que conecten a los pueblos, los pokémon eléctricos ayudando a proveer energía a las ciudades y un largo etcétera. Donde cada tipo es encontrado y clasificado por medio de la razón humana.

Sin embargo, algunas cosas no salen bien todo el tiempo. Los villanos en las historias de los videojuegos nos presentan la idea de progreso presente en la Modernidad y en la ciencia llevada a sus últimas consecuencias; ejemplo de ello están el Team Flare o el Team Aqua/Team Magma en las historias de los videojuegos de pokémon lanzados hace pocos años, y que muestran sus planes—cada uno a su forma—de conseguir un mejor lugar para que humanos y pokémon puedan vivir. Sin embargo, sus mismos planes se oponen a la idea que trajo consigo la modernidad para los individuos, el que cada quién es libre de tomar su propio camino siempre y cuando no lastime a los demás y respete sus propias libertades. Por eso los villanos no pueden ganar en Pokémon, ganar llevaría consigo el oponerse a la elección libre de cada individuo de llevar la vida que mejor le plazca, sería negarlo en su humanidad desde ésta perspectiva.

Dicho lo anterior podemos hacer referencia a la frase del filósofo Immanuel Kant con la que daba forma al pensamiento de la Ilustración, “Sapere aude!” que podemos entender como “Atrévete a saber”, mediante la cual nos invita a pensar por nosotros mismos y abandonar una vida de pensamiento impuesto.

Incluso en los videojuegos se nos presentan un tipo de pokémon conocidos como pokémon legendarios, los cuales son básicamente pokémon especiales, distintos del resto por ser más fuertes y únicos, es decir, no hay más de su especie. Éstos pokémon legendarios cumplen una función al representarnos aquellos misterios aún sin responder, pero los cuales intentan ser resueltos por la ciencia. Pokémon que van más allá de los límites de la imaginación y de la historia de la humanidad, representantes de las cualidades mismas del universo, en fin, potencias naturales que esperan ser dominadas por el intelecto humano. Creando casos de manipulación genética y creación de la vida por el ser humano mismo, como sucedió con distintos pokémon, principalmente Mewtwo. Híbrido de una potencia desconocida como Mew y la potencia intelectual humana.

Sin necesidad de mencionar como ejemplo de la vida real los casos actuales sobre el estudio del ADN o la clonacion, podemos regresar a uno de los fundadores mismos de la modernidad, René Descartes, quien pensaba que el desarrollo de la ciencia debía encaminar a mejoras sustanciales en la medicina y en la vida del ser humano.

Conclusión

Es así como nos podemos representar algunas de las razones y elementos por lo cual éste universo contiene tanta fascinación para quienes se han adentrado en las múltiples posibilidades que ofrecen sus historias y mecánicas de juego. Ya que en Pokémon podemos encontrar de forma precisa y clara las raíces mismas de nuestra forma de pensar y del rumbo que ha tomado la humanidad en los últimos siglos a partir del pensamiento filosófico de la Modernidad. Es por ello que en las múltiples posibilidades que explotan estas historias, ya sea entrenando a nuestros pokémon para el combate, criándolos, descubriendo cada una de las entradas del Pokédex o siguiendo el hilo de la trama es cómo podemos encontrar las raíces mismas de la forma de ver el mundo que tiene la humanidad en éste momento de nuestra historia.


CervantesRodrigo Cervantes vive en Puebla, México. Es Licenciado en Filosofía con especialidad en filosofía de la ciencia por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla BUAP. Actualmente investiga la relación entre filosofía, ciencia, arte y videojuegos.

© Rodrigo Cervantes

Correo de contacto: rodrcerv@gmail.com
Advertisements

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

w

Connecting to %s