Artículos Inicio

La fundamentación de nuestra realidad (sobre la cuestión de por qué hay algo en lugar de nada)

En este artículo, Miguel Amador nos habla de la relación que existe entre ciencia, metafísica, religión y moralidad.

Por: Miguel Angel Amador Torres

Sobre la aparente imposiblidad de fundamentación

En nuestra realidad hay leyes fundamentales cuya fundamentación se le escapa, al menos de momento, al ser humano. A estas leyes se les llama fundamentales porque no tienen justificación sino que representan la simple observación de la realidad. A estas leyes fundamentales, que son las unidades básicas que forman nuestra realidad, se les llaman leyes lógicas. Se debe dejar bien claro que estas leyes no se justifican por el simple hecho de ser lo obvio sino, más bien, sucede en sentido inverso. El hecho de parecernos obvia una ley, no se debe a que sea la única posibilidad sino que nos parece la única posibilidad porque hay una ley que se cumple de manera generalizada.

Estas leyes son, en consecuencia, una descripción de lo que hay, sin ninguna primera causa y sin metafísica. Nótese aquí, que estoy partiendo de las definiciones de las raíces que forman la palabra metafísica (más allá de la realidad), para reutilizar esta palabra tan utilizada a lo largo de la historia. Estos juicios sintéticos a priori, en términos kantianos, solos son la base de la que partimos y no una fundamentación de la realidad. Para poder hacer una teoría metafísica buena, primero tendríamos que responder a la pregunta ¿Cómo podemos armar una teoría metafísica sin preguntarnos de donde surge dicha teoría? Con la manera que tiene el ser humano de pensar, se antoja imposible la tarea de crear unas bases que se autojustifiquen.

Lo que pretendo decir, es que de momento no ha habido ninguna teoría metafísica correcta (recuérdese que acabo de redefinir el concepto de metafísica), puesto que no hay ninguna teoría actual, ahora a principios del siglo XXI, que justifique las leyes lógicas. Esto no quiere decir, al menos de momento, que el intento de crear una teoría metafísica correcta, tal y como la he definido previamente, sea una acción imposible.

La teoría metafísica del cristianismo

Algunos quizás se sorprendan al escucharme decir que hasta ahora no ha habido ninguna teoría metafísica correcta y, para esas personas, trataré el ejemplo de una teoría metafísica que ha habido a través de la historia.

¿Cuál sería un ejemplo de teoría metafísica? Todas aquellas teorías que han puesto a un ser superior como primera causa. Tal sería el caso del cristianismo. La teoría metafísica del cristianismo propone a un ser, Dios, que es el ser supremo con todas las propiedades superiores al ser humano: omnipotente, omnisciente, omnipresente…

¿Cómo se llega a saber de ese Dios? Si escuchas a un cristiano te podrá dar dos vías para captar a Dios. Una es que si realizas los rituales propios (ir a la iglesia, rezar…), Dios se te presenta de manera privada, ayudándote cuando más lo necesitas, algunas veces realizando actos sin aparente explicación física. Otra posible respuesta, es que a Dios no hay necesidad de demostrarlo, ya que se debe aceptar por fe.

En realidad, la única respuesta es la segunda porque si realmente sintiesen curiosidad por esos casos, aparentemente inéxiplicables, intentarían analizar el caso, descartando toda posibilidad física. A este proceso se le llama analizar el caso científicamente. Si no lo hacen y dicen que no hay que tentar a Dios, eso significa que se han ido a la segunda respuesta, es decir, que han aceptado el caso por fe. Hasta la fecha, no ha habido un solo caso en el cual quede demostrado científicamente que algo ha perturbado un sistema y ese algo no sea material. Lo cual, a su vez, indica que la metafísica del cristianismo de debe aceptar por fe.

Llegados hasta este punto, no es necesario un gran esfuerzo para argumententar que el cristianismo no propone niguna teoría metafísica a tener en cuenta, ya que solo propone una primera causa que debe aceptarse por fe. Es como si yo propongo una piedra mágica como primera causa; si el aceptar por fe ciega un principio es argumento suficiente para sostener una teoría, tanto la teoría del cristianismo como la de la piedra mágica son teorías correctas, lo cual es un sinsentido. Conclusión: la metafísica del cristianismo, o sea la base misma de cristianismo, no es una teoría verificada, con lo cual tenemos que se queda a la altura de cualquier otra propuesta, lo que significa que la metafísica del cristianismo no debe tenerse en cuenta, al menos de momento.

El cristianismo es solamente un ejemplo de religion. Por lo tanto, cuando se argumenta contra la metafísica del cristianismo, lo que se está haciendo es argumentar en contra de todas las teorías metafísicas que propongan un principio que se debe aceptar por fe.
Para terminar con este apartado mencionaré una anterior afirmación que puede que sea controvertida. Me refiero a la afirmación que he hecho sobre que no hay un solo experimento científico que demuestre a Dios. Es posible que algunos piensen que mediante intrumentos materiales no se pueden investigar objetos que no lo son. Este pensamiento es falso. Si bien el experimento no demostraría un objeto que se le escapa a todo lo conocido, habría una ausencia teórica. Es decir, partes del experimento no serían explicadas. Si bien a lo largo de la historia han habido experimentos que se escapaban al conocimiento de su época, más tarde ha podido tener explicación. O sea que, o bien Dios no existe, o bien está en esos experimentos aún no demostrados. La ciencia, conforme va avanzando va arrinconando a Dios, sin que se muestren indicios de su presencia.

Es por ello, que igualmente a esas personas que digan no guiarse por fe les diré que como esos casos paranormales tienen que estar ocultos en algún experimento al que nunca se le ha podido dar base teórica, tan posible es Dios como la ya mencionada piedra mágica.

Alternativas

Después de desechar las teoría metafísicas que se sirven de la fe, la pregunta que queda es: ¿Se puede proponer una teoría metafísica sin fe utilizando medios físicos? Con medios físicos me refiero a si se puede proponer una teoría metafísica mediante la ciencia. La respuesta es un rotundo no. El sí sería un sinsentido en sí mismo. ¿Cómo funciona la ciencia experimental? Aunque pueda chocar un poco a primera vista, la ciencia no hace lo que la mayoría ha interiorizado o incluso algunos lo han hecho consciente.

El ser humano en este momento, en el comienzo del siglo XXI, ha interiorizado un optismo científico. Lo que pretendo decir es que cuando se dice vive tu vida de acuerdo con una moral racional, a través de esta expresión se pueden dar conclusiones precipitadas. Vive de acuerdo con una moral racional implicaría la creencia en una moral, en una moral obtetiva-transcendental. Pero… ¿Porqué ha de haber una manera de comportarse objetiva? ¿Cuál es la manera de comportarse por excelencia? No existe tal cosa.

La moral viene a raíz de la cuestión sobre qué es el bien y qué es el mal. Ni el bien ni el mal existen como el ser humano lo ha interiorizado. El ser humano ha juzgado el bien y el mal como unidades básicas trascendentales, es decir, no saben definir el concepto sino que han relacionado acciones con dichas palabras. Por poner un ejemplo diré que si a una persona le pregutas qué es el bien y qué es el mal lo más seguro es que se quede con la mente en blanco. No obstante, si le preguntas si matar está bien te dirá que no. Si le preguntas si robar está bien te dirá que no. Si le preguntas si la solidaridad es buena, lo más probable es que te responda que sí. ¿Cómo pueden saber si algo está bien o si está mal si no saben lo que es el bien ni lo que es el mal? Esto se debe a que no han buscado la definifición del bien y el mal sino que han interiorizado el concepto; no saben lo que significa sino saben dónde utizarlo.

El concepto de bien y mal surge con la necesidad de pomerle un nombre a aquellas acciones que son beneficiosas para el grupo. Con esto no solo acabo de definir que es lo que se entiende por bien y por mal sino también que es lo que se entiende cómo una buena moral.

El bien: aquella acción que mejora al grupo y en caso de que el grupo se quede igual aquella acción que te traiga beneficios. (Con esto también queda definido el mal).
Acto moral: Aquel acto de acuerdo con el bien.

Soy consciente que estas definiciones pueden parecer pobres. No hay que olvidar que no estoy hablando de lo que es el bien y el mal o sobre qué es la moral. Estoy hablando de dónde surgen estos conceptos. O sea, que no tiene sentido el que se me diga que hay morales contra el altruísmo como la moral que proponía Ayn Rand, ya que estas personas han tocado la definición antigua.

Dicho esto vuelvo a lo que estaba diciendo. Creo haber demostrado que el ser humano interioriza conceptos que no entiende. De igual manera se ha interiorizado un optimismo científico. Se ha interiorizado que la ciencia lo explica todo y que si no lo hace lo hará. Eso es totalmente falso. Lo que ciencia hace es explicar un concepto en otros términos más fundamentales. Pero que ponga unos conceptos en función de otros no significa que explique qué es el concepto. Por ejemplo en la teoría newtoniana de la gravedad se entiende a la gravedad como una fuerza pero no explica a qué se debe esa fuerza. Luego vino la teoría de la relatividad general de Einstein y nos vino la explicar esa fuerza aparente en función de la curvatura del espacio-tiempo. Esta última teoría es más exacta de acuerdo con los datos experimentales pero realmente no estás explicando qué es esa fuerza solo está cambiando de un concepto a otro más preciso. Porque… ¿Por qué se curva el espacio-tiempo?

Así es como funciona la ciencia experimental. Nunca se va a poder chocar con un tope. Poque incluso si se demuestra un campo cuántico que lo genera todo y se explica la existencia de la materia en términos de estabilidad, es decir, que hay algo en lugar de nada porque el algo es más estable que la nada, saldría la cuestión ¿Por qué hay estabilidad en lugar de no haberla? Con lo que se llega a la conclusión de que la ciencia describe pero no explica.

Conclusión

¿Qué hacer ahora pues? ¿No propones un sinsentido?

La verdad sea dicha he soltado bastantes conceptos controvertidos. Por ejemplo, he dicho que el bien y el mal no existen en cuanto tal, he dicho que la moral no existe en sí, he dicho que la ciencia no explica… No obstante, la ciencia explica, solo que no en el término en la que yo aplico dicha palabra. La ciencia explica pero cuando digo que no explica me refiero a que no justifica. Es por ello que la base de toda forma de pensar debe necesariamente comenzar con la base que aparece en el número uno del Tractatus Logico-Philosophicus de Wittgenstein: Die Welt ist alles, was der Fall ist [El mundo es todo lo que acaece]. Apartir de ahí se contruye el pensamiento y, por consiguiente, la ciencia.

La moral existe en cuanto manera mejor de comportarse. Lo que digo que no existe es una moral por excelencia. Entonces, ¿Cómo deberíamos vivir si no hay una moral por excelencia? Este problema es muy grande y ya está tratado. A las personas que sientan interés por esta grandísima cuestión les aconsejo que lean a Nietzsche, en concreto, Más allá del Bien y del Mal. Lo que yo digo sobre que no hay un bien objetivo, y por consiguiente una moral objetiva, no es más que puro nihilismo. No hay un mundo platónico suprasensible de las ideas perfectas siendo nosotros una vana aproximación. Esto es todo, Die Welt ist alles, was der Fall ist.

Por consiguiente se llega a la siguiente conclusión: La metafísca entendida como aquella disciplina que estudia los conceptos más fundamentales de la realidad no tiene sentido, se ha de partir sobre el número uno del Tractatus Logico-Philosophicus y que de esta manera, eliminando conceptos suprasensibles (la metafísica solamente se puede construir con elementos suprasensibles), se llega a una concepción nihilista de la realidad, donde ha quedado descentralizado todo valor objetivo.


Miguel Torres

Miguel Amador Torres vive en Valencia, España. Es estudiante de matemáticas en la Universidad de Valencia.

© Miguel Amador Torres

La fotografía que encabeza esta artículo es de Kamesh Vedula en Unspalsh.
unsplash-logoKamesh Vedula

Advertisements

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

w

Connecting to %s